Imprimir esta página

Tamizaje visual escolar

¿Qué es?

El tamizaje visual en un examen grueso de función visual que se practica a niños edades preescolar y escolar para detectar enfermedades visuales que requieran ser tratadas.

Consiste en aplicar en forma masiva pruebas de visión adaptadas a cada grupo de edad, realizar examen refractivo sin dilatación, pruebas de movimientos oculares y valoración externa de las estructuras oculares.

Se realiza en un entorno no clínico, generalmente en las instalaciones del colegio, a donde se desplaza un profesional optómetra con equipos básicos para tal fin.


¿Para qué sirve?

Su utilidad es la detección de enfermedades oculares en población vulnerable, mejorando los estándares de cobertura y detección temprana en salud ocular. Su objetivo principal es separar niños sanos y enfermos, para remitir estos últimos a una consulta especializada completa que permita hacer el diagnóstico e iniciar tratamiento.

Es importante tener en cuenta que el tamizaje no es un examen apropiado para iniciar ningún tipo de manejo. No se deben formular gafas ni indicar terapias de Ortóptica ya que el entorno en el que se realiza esta prueba no permite hacer el análisis clínico completo que requiere cualquier intervención. Antes de iniciar cualquier manejo los niños deben ir a una consulta completa, realizar un examen refractivo bajo cicloplegia (con gotas) y un examen de fondo de ojo con pupila dilatada .


¿Cuándo debe hacerse?

La normatividad vigente en nuestro país obliga a las instituciones educativas a indagar sobre la salud de los niños que reciben; es por ello que todos los jardines y colegio solicitan certificaciones de exámenes médicos que incluyan examen de ojos, oídos, examen general y carnet de vacunación. Sin embargo cada institución determina la periodicidad y fija estándares para estos.

Nuestra recomendaciones general es que todo niño debe tener un examen ocular completo ( incluida cicloplegia y examen retinal) al ingreso al jardín ( hacia los 2 años) y que este examen debe repetirse al ingreso al colegio ( hacia los 4 años); un tamizaje anual puede reemplazar otras evaluaciones en niños sanos.

No consideramos necesario ni pertinente que se exija a todos una valoración ortóptica obligatoria para ingreso al colegio. Esta debe reservarse para casos específicos que la requieran y debe ser indicada un examen oftalmológico completo.